Dejar Marchar

«Más allá de las lágrimas no derramadas y contenidas, más allá del dolor de la pérdida de quién ha formado parte consustancial de tu vida, más allá de la desesperación y el silencio de la partida, más allá está el desgarro existencial que nos rompe por la mitad, que nos hace sentirnos jodidamente humanos y vulnerables. Pero hay que seguir caminando, aunque sea arrastrando el alma por todas las esquinas de nuestro mundo asèptico y herido de muerte, dando dentelladas día a día a la depresión y a la desesperanza. La puta verdad es que no quiero saber lo que hay más allá, pero no me va a quedar más narices que averiguarlo. Pero no lo olvidéis nunca, si alguna vez miráis atrás en vuestro nuevo camino, aquí estaré siempre esperando vuestra vuelta…»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: