Matando unicornios

Recogida en los bestiarios mitológicos medievales como una práctica de caza especial, para tan extraordinario animal, consistía en colocar una púber y tierna doncella como cebo, y al acercarse el animal era cazado (angelitos, hoy con poner un radiocasete a toda pastilla con reggaeton ininterrumpidamente te cargarías toda la flora y la fauna en 10 kilómetros).

En esta nuestra historia, en la que cualquier parecido con la realidad es más auténtico que el flequillo del presidente valenciano, vuelve a aparecer la Srta. B, uno de los personajes de la entrada Drinking en AL, y seguimos su atribulada búsqueda de unicornios / parejas ideales, trasunto del viaje de Alicia en el país de las maravillas, en un mundo lleno de quimeras, modelnos de discoteca, maduritos pagados de si mismos, moteros cargados de arrugas y experiencias vitales, argentinos engolados, surferos del norte, y otra fauna postocovidtinderiana…

Continuar leyendo «Matando unicornios»

Drinking in A L

Deambulando de nuevo sin rumbo por los rincones del Palacio de mi Memoria, único lugar común al que vuelvo sin hastío, resuenan los ecos de nuevo de la canción de los Maniac Street Preacher (esos furiosos predicadores callejeros), «EVERITHING MUST GO». Después de la tormenta, todo debe continuar.

Pero esta historia la recuerdo entre una bruma etílica y como un chute de vida en vena. Está llena de mucho alcohol, conversaciones escatológicas, risas, tinte para el pelo, confesiones íntimas, música, luchas políticas soterradas, babosos de discoteca, una ciudad frente al mar (allí donde Cristo perdió la chancla y no la encontró ni Dios), y otra ala de mi palacio que se ha ampliado, empezamos el viaje amigos….

Continuar leyendo «Drinking in A L»